El bleisure, que es la combinación entre negocios y ocio, es una tendencia en auge y así lo confirman los últimos estudios. Las personas que viajan por negocios aprovechan también su estancia para pasar unos días de tiempo libre. ¿Te apuntas a esta nueva forma de turismo?

¿Qué es el bleisure?

Cada vez es más frecuente que los viajeros de negocios se tomen un tiempo libre cuando viajan por trabajo a una ciudad o alarguen su estancia uno o varios días para disfrutar de la ciudad por su cuenta.

Esta tendencia es conocida como “bleisure” (business + leisure) y consiste en combinar los negocios con el ocio. Una tendencia que ya es una realidad consolidada y a la que los hoteles han de dar respuesta.

Perfil del viajero bleisure

Los hombres son más propensos que las mujeres a alargar su estancia y prefieren compartir esos días de turismo con sus compañeros de trabajo, mientras que las mujeres suelen hacerlo con la familia.

Por edades son los mayores de 55 años los que más mezclan ocio y negocio, aunque los viajeros más jóvenes son los que más disfrutan de estos días solos. A medida que aumenta la edad se incrementa la proporción de los que lo hacen acompañados de sus parejas.

Qué busca el turista bleisure

El viajero de negocios ya no quiere sólo alojarse en el hotel y asistir a reuniones. Ahora quiere aprovechar sus pequeños ratos libres para ir de compras, practicar deporte, visitar la ciuad y disfrutar de la gastronomía típica del lugar.

Oportunidades para el sector turístico

El concepto “bleisure”, las nuevas formas de trabajar y la transformación de las necesidades y tipos de viajeros plantean nuevas oportunidades para el sector turístico que ha de proponer a sus clientes de negocios una verdadera experiencia de ocio y entretenimiento en la ciudad. Además, deberían tener en cuenta la personalización de sus servicios y ofertas para este sector de viajeros.
Los hoteles que ya han adpatado su oferta al concepto bleisure aseguran que los resultados son muy satisfactorios consiguiendo una extensión de la duración de las estancias medias, un incremento de la ocupación y la tarifa media, apreciándose además la reducción del gap existente entre la ocupación de lunes a viernes y el fin de semana.

Si los hoteles quieren adaptarse a este tipo de viajeros han de diseñar una estrategia inteligente que permita a sus clientes sacar el máximo provecho a su destino. Ofrecer la opción de desplazamiento desde el hotel hacia los centros de negocio o puntos de interés turístico, ofrecer internet gratuito, escritorio para liberar el trabajo del día, son algunas ideas para diseñar su estrategia. Fidelizar al cliente ofreciendo promociones que faciliten al viajero alargar su viaje o paquetes para este tipo de viajeros frecuentes, ofrecer gimnasio y/o instalaciones deportivas, experiencias exclusivas en cuanto a gastronomía